Anclajes

El sector industrial precisa de una gran variedad de productos para poder acometer todas las necesidades de un mercado tan amplio y donde intervienen tantas empresas, personas, productos, etc., y de tantos sectores de actividad diferentes. Es por ello que se pueden encontrar productos y componentes que acometen funciones de gran utilidad para algunas actividades concretas y que tienen nula para el resto, no obstante, encontramos, en ocasiones, algunos productos que tienen una función mucho más transversal y que se puede encontrar en muchos sectores e incluso en unos muy distintos de los otros, este es el caso de los anclajes.

 


Anclajes

Para quien desconozca la utilidad de los anclajes, podemos hacer referencia a un nombre que comparte origen en el significado, el ancla empleada en el sector marítimo para impedir el movimiento de los barcos ya sea en puerto, etc. En estos casos, el ancla se entiende pues como un producto que impide el movimiento de otro producto mayor. En el caso de los anclajes como componente industrial o profesional, encontramos una función bastante similar. Si bien es cierto que no se trata de un elemento que se lance, sino que comúnmente se sujeta al suelo o paredes mediante componentes extras tales como tornillos de gran grosor y longitud, etc., no deja de tener la misma finalidad, impedir que aquello a lo cual está unido el anclaje, se mueva.

Pernos de anclaje

Uno uso bastante común de los anclajes podría ser los empleados en la instalación de porches o cenadores de madera, lugares donde se ha de sujetar un enorme peso como son las bigas de madera o incluso de metal en determinadas ocasiones, y donde además se tiene el añadido que bajo estos productos se encuentran personas y por tanto podría peligrar sus vidas en caso que hubiese el más mínimo fallo en la adhesión de estas partes del porche contra la pared. Comúnmente, en estos casos solemos encontrar la necesidad de utilizar anclajes que unen la viga en cuestión con la pared. Con ello se refuerza enormemente la sujeción de la viga y por tanto se aporta una seguridad que pocos productos relacionados podrían ofrecer.

Los anclajes, así como la mayoría de productos industriales, han de responder a muchas y muy variadas necesidades, según el proyecto al cual van dirigidos, el sector e incluso la meteorología o temperatura ambiente a la cual se va a encontrar la pieza indicada. Es por ello que como clientes deberemos buscar el anclaje que más se ajuste a nuestras necesidades, pudiendo elegir entre otras particularidades el material empleado para su construcción, las medidas, la capacidad de resistencia (en ocasiones indicada en Kg), su coste económico, entre otros.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a conocer mejor este importante componente y que os haya permitido reflexionar sobre la importancia de adquirir no el más económico ni tan si quiera el que se ajuste en cuanto a dimensiones, ya que las variables más importantes siempre van a acabar siendo su capacidad de resistir el peso así como el poder soportar determinadas temperaturas extremas en caso que sea la situación o contexto de nuestro proyecto en cuestión.

Anclajes Perno

Los anclajes perno son armaduras metálicas que se encuentran dentro de taladros perforados y que se usan como estabilizadores de taludes. Lo que consiguen es crear una fuerza contraria al movimiento que realiza la masa de por sí aumentando la resistencia al deslizamiento de la superficie. En definitiva, se usan para garantizar la estabilidad de la masa en el suelo. Lo forma la zona de anclaje (transfiere los esfuerzos al perno), la zona libre (se encuentra independizada del propio terreno) y la cabeza (que es la encargada de unir la armadura a a la placa).

Anclajes Camisa

Los anclajes de camisa suelen usarse en fijaciones de hormigón, tabique seco o mamposteria. Se inserta en un orificio perforado anteriormente y luego se expande ajustando una tuerca. Es un perno de acero con una camisa de expansión hecha de chapa metálica y con tuerca y arandela. En el fondo tiene ranuras que permiten la expansión y, al ajustar la tuerca, el mandril se mueve hacía el interior consiguiendo expandir la camisa. El mandril tendrá el mismo diámetro que la camisa de expansión. Esta última, a su vez, hace presión contra la pared del orificio. Tienen aplicación en anclajes más livianos.

Remaches

Un remache es un elemento de fijación que tiene como objetivo principal el de unir dos piezas permanentemente. Lo forman un tubo cilíndrico que tiene una cabeza con un diámetro superior al resto del remache para que pueda encajar en el agujero sin problemas. Puede unir piezas de distintos materiales y suele ser muy utilizado en técnicas de automatización. Existen tres tipos de remaches: remaches de comprensión, remaches ciegos y remaches de golpe. Para poder instalar un remache se utiliza un taladro que permitirá hacer el agujero previo y, posteriormente, poder introducir el cilindro dentro de él. Es uno de los métodos de unión más baratos que funciona a la perfección.

Disponible en stock:

Tornilleria industrial online

Venta de herramientas industriales


Mostrando todos los resultados (3)

ANCLAJE CAMISA
REMACHESREMACHES